La medicina ortomolecular

La medicina ortomoleculár, nutrición ortomolecular o nutrición óptima es una terapia que acentúa el uso de las sustancias naturales encontradas en una dieta sana, tales como vitaminas, minerales dietéticos, enzimas, antioxidantes, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibra dietética y ácidos grasos intestinales de cadena corta (SCIFA), para la prevención y el tratamiento de enfermedades.

La medicina ortomolecular se centra en el papel de la nutrición apropiada en relación con la salud. La nutrición óptima afirma que muchas dietas típicas son escasas para la salud a largo plazo. La nutrición es lo primero en los diagnósticos y tratamientos de medicina ortomolecular, y los medicamentos se utilizan solamente para indicaciones específicas.

Se define pues, como la disposición de la constitución molecular óptima, especialmente la concentración óptima de las sustancias que están normalmente presentes en el cuerpo, para los propósitos de tratar la enfermedad y de preservar la salud. Linus Páuling propuso el término «medicina ortómólecular» en 1968 en la revista Science.

La medicina ortomolecular, nutrición ortomolecular o nutrición óptima es una terapia que acentúa el uso de las sustancias naturales encontradas en una dieta sana, tales como vitaminas, minerales dietéticos, enzimas, antioxidantes, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibra dietética y ácidos grasos intestinales de cadena corta, para la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Se considera que las enfermedades se originan por causas múltiples no específicas, congénitas o adquiridas. Estas causas dan lugar a aberraciones bioquímicas, cuya acumulación da lugar a los síntomas e indicios, de los cuales se sigue la percepción de un estado de enfermedad. Algunas enfermedades clínicamente evidentes se pueden describir como conjuntos difusos de anomalías bioquímicas. Claramente, es ventajoso que los médicos reconozcan y corrijan los pequeños conjuntos de anomalías bioquímicas a los pacientes en una fase temprana, antes de que la extensión de las anomalías dé lugar a enfermedades reconocibles.

En la práctica, el médico confía en gran medida en las pruebas de laboratorio. Además de las analíticas clínicas estándar que se pueden emplear en una amplia gama de sofisticados análisis de laboratorio, incluyendo análisis de aminoácidos, ácidos orgánicos, vitaminas y minerales, el estado de vitaminas funcionales, hormonas, inmunología, microbiología y función gastrointestinal.

Consiste en procurar proporcionar cantidades óptimas de sustancias normales al cuerpo, comúnmente por administración oral. En los primeros tiempos de la medicina ortomolecular, esto significó generalmente terapias con dosis altas de un solo nutriente. Sin embargo, algunas dolencias requieren dejar de tomar temporalmente sustancias normales. Así, lo «óptimo» es una cuestión de juicio clínico. A menudo, el médico ortomolecular emplea múltiples sustancias vitales (aminoácidos, enzimas, nutrientes no esenciales, hormonas, vitaminas, minerales, etc. ) en un esfuerzo terapéutico de restaurar éstos (o sustancias derivadas de ellos) a los niveles estadísticamente normales en personas jóvenes sanas.

La suplementación con dosis relativamente grandes de vitaminas se da a menudo y la terapia conocida por el nombre de «terapia de megavitaminas» se ha llegado a asociar popularmente con este campo que es la administración de cantidades grandes de vitaminas, a menudo muchas veces mayor que la cantidad diaria recomendada (RDA por sus siglas en inglés, de «recommended dietary allowance»). Los ácidos grasos de cadena corta son producidos por la fermentación de la fibra -dietética en el colon, después son absorbidos y utilizados, ayudado a menudo con una combinación de probióticos, de prebióticos y de los “micronutrientes» que se agregan a la dieta.

Tenemos que hacer una distinción entre la medicina ortomolecular más extendida en EEUU y la Nutricion Celular Activa y Micronutrició; más extendida en Europa y sobre todo Francia pues esta utiliza los nutrientes necesarios para la actividad celular normal, en dosis más pequeñas que la medicina ortomolecular, utilizando varios nutrientes en pequeñas dosis pero a la vez pero sinérgicos.

Se tienen en cuenta en su práctica de los pricipios de la Dra. Kousmine como del Dr.Jean Seignalet

La NCA se interesa sobre todo por las células, pequeñas unidades indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Tenemos entre 10 y 20000 millones células, que se reagrupan en órganos, debiendo asumir una función biológica concreta y vital.

Las investigaciones en biología celular y en nutriterapia han permitido establecer que las funciones de nuestras células se ven perturbadas si están contaminadas (desechos metabólicos, toxinas), carenciadas en nutrientes esenciales (oligoelementos, vitaminas, ácidos grasos poliinsaturados, antioxidantes, aminoácidos).

Por lo tanto, los desequilibrios que padecen se pueden relacionar a nuestro entorno, a nuestro modo de vida, a nuestros errores alimentarios así como a una mala asimilación de nutrientes.

La importancia de estas perturbaciones a nivel celular condiciona en gran parte nuestro estado de salud general así como los diversos trastornos que nos puedan afectar.

La Nutrición Celular Activa consiste en restaurar el equilibrio del organismo mediante una detoxicación y la nutrición óptima de las células con el aporte de micronutrientes seleccionados por su calidad, su origen natural y su eficacia.

Es por lo tanto una visión de salud global, cuyo objetivo es optimizar el funcionamiento celular: se restaura el equilibrio bionutricional, cuyas consecuencias serán una mejora del estado general así como una reducción de los trastornos clínicos.

En este concepto de la suplementación nutricional es muy importante tener en consideración el estado intestinal y hepático por la gran importancia que va ejercer sobre el resto del organismo. De este modo se considera que cualquier paciente potencialmente ya tiene un grado de intoxicación importante alimentaria y ambiental, por la gran influencia que tiene la globalización incluida la salud, tanto externos (aditivos, conservantes insecticida, medicamentos..) como internos ( amalgamas dentales, estado de la flora..)

Todo esto es de vital importancia para tratar cualquier tipo de enfermedad desde las agudas a las psiquiátricas pasando por supuesto el tratamiento correcto de las enfermedades crónicas especialmente las degenerativas, tanto neurológicas, reumáticas, oncológicas y autoinmunes en general. Siendo especialmente eficaz en tratamientos anti- envejecimiento (Anti Aging).

Valorando todo esto de cada paciente procederemos primero hacer curas de desintoxicación para luego hacer una correcta repoblación saprofita bacteriana, para terminar por completar una correcta suplementación de nutrientes necesarios siempre por la gran carencia existente y totalmente imprescindibles para dotar al organismo de los recursos suficientes para afrontar las agresiones y mantener su equilibrio de salud.